Hoy: 08:30-20:30 938701535 938611105 648531630
Tiempo de lectura 2 min.

Quizá ya estés de vacaciones, lejos del estrés vinculado a la rutina laboral. Pero a veces, conseguir la desconexión no es tan fácil.

Seguro que has oído del  burnout o síndrome del quemado, cansancio físico y emocional profundo que se relaciona con la esfera laboral.

Este fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad en 2019, y los expertos consideran que afecta al 10% de los trabajadores, manifestándose de una forma grave entre el 2 % y el 5 % de los casos.

CÓMO SE MANIFIESTA EL BURNOUT

En sus orígenes, se identificó especialmente en trabajadores que estaban de cara al público y con trato habitual con clientes, pero se puede dar en cualquier tipo de trabajo, especialmente cuando hay discrepancia entre las expectativas y la realidad de las tareas, o hay un exceso de tensión, altos niveles de responsabilidad o jornadas laborales muy extensas, entre otros. Es decir, este estrés y desgaste crónico aparece derivado fundamentalmente del entorno laboral y las condiciones de trabajo.

El burnout se manifiesta con diferentes síntomas, algunos de los cuales son:

  1. Agotamiento físico y mental: el trabajador sufre una pérdida de energía a nivel físico, que se manifiesta con fatiga crónica, aumento de peso, dolores musculares, migrañas… o a nivel mental con estrés, ansiedad, insomnio…
  2. Despersonalización y cinismo: el trabajador adopta una actitud de indiferencia, desapego y falta de compromiso con el trabajo, además de estar más irritable y con un trato más duro hacia los compañeros o clientes.
  3. Descenso en la productividad laboral y desmotivación: falta de atención hacia las tareas, olvidos, frustración, se le acumula el trabajo…en definitiva, no es capaz de rendir como antes.

¿Qué es el síndrome del burnout y cómo abordarlo?

CONSEJOS PARA EL AFRONTAR DEL BURNOUT

Para prevenir el síndrome de burnout, se debe intentar revertir la situación en la cual se encuentra el trabajador, identificando y modificando las condiciones laborales que lo han originado. Puede llegar a ser necesario reubicar el trabajador y requerir acompañamiento psicológico.

Si te encuentras en esta situación, a nivel personal, algunos de los consejos que pueden ayudarte pueden ser practicar técnicas de relajación que te ayuden a desconectar y calmar la mente, por ejemplo practicando mindfulness o el yoga.

De hecho, más allá, practicar algo de ejercicio te será un buen recurso para gestionar el estrés y ganar en bienestar contigo mismo.  Combínalo siguiendo una dieta equilibrada, reduciendo al mínimo los carbohidratos, la cafeína y también el azúcar. Incrementa la ingesta de ácidos grasos omega-3, que encuentras en pescados como el salmón o en las anchoas, y también por ejemplo en las nueces.

Elimina hábitos nocivos como el tabaquismo, además de todas las demás consecuencias negativas, la nicotina es un estimulante y puede provocar mayores niveles de ansiedad.

¿Qué es el síndrome del burnout y cómo afrontarlo?

También debes revisar tu forma de trabajar, ponerte límites y organizar tus tareas marcando prioridades, para no excederte y asumir más responsabilidades de las que puedes.

A nivel de la empresa, pueden ayudarte a reducir los factores estresantes modificando el ambiente, la función de tu puesto o el nivel de exigencia, para así mejorar tus condiciones laborales.

También es importante buscar apoyo, tanto a nivel laboral como personal, será reconfortante y una buena forma de ver las cosas desde otra perspectiva.

Y, por supuesto busca este apoyo entre profesionales sanitarios que podrán ayudarte a superar la situación de la mejor manera. 

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.
*Campos obligatorios